Artículos

Cuatro técnicas para mantener la salud del cuerpo y conseguir calma mental: Vol. 3 La respiración, el yoga y el cuerpo

| Categoría: Colaboradores, Destacados.

La respiración
 
Este articulo es el tercer y último volumen de la serie de cuatro técnicas para mantener la salud y conseguir calma mental. No dejes de consultar las dos primeras partes:

 

La respiración

 

Respiración: Instrumento de consciencia

 
Respirar con plena conciencia nos hará estar presentes, disolviendo el estrés y la ansiedad. Si la meditación te conecta con tu propio ser y el yoga te provee de equilibrio físico y mental, la respiración es el instrumento de la meditación y el yoga.

Si la mente esta focalizada en la respiración, dejara de saltar de un tema a otro caóticamente y será controlable. La respiración por tanto es nuestro instrumento para estar en el aquí y ahora. Respirar contribuirá a tu concentración y a hacer lo que estás haciendo al 100%. Si estás impartiendo una clase, hazlo al 100% y dedícate solo a tus alumnos; si estás atendiendo a un cliente, atiéndale sólo a él; si estás trabajando en tu entrenamiento personal dedícate con absoluta concentración a él; … No dejes que tu mente divague. Si eso ocurre, respira y vuelve la mente al momento presente y permanece en el aquí y en el ahora ahora.

Además, la respiración estimula la circulación de la sangre. Inspirando, contraemos los tres músculos del diafragma para que la presión del aire llene de forma natural a los pulmones. Inspirar por tanto, es rendirse a la presión del aire. Cuando el diafragma se contrae, los pulmones se expanden. Esto estimula la circulación de la sangre, y cuanto más oxigeno entre en nuestro cuerpo, mas sangre necesita bombear el corazón, con sus consiguientes beneficios ya que la sangre lleva los nutrientes al cuerpo y es la que retira los residuos celulares.

Además, si la respiración es profunda y fuerte, limpiará nuestros pulmones lo que es muy importante teniendo en cuenta que la mayoría de nosotros vivimos en ciudades muy contaminadas. Conclusión respiremos y hagámoslo correctamente.

El yoga y el cuerpo

 
“El Yoga consiste en suprimir la actividad de la mente”, Patanjali

El yoga es una ciencia milenaria que trabaja todos los músculos del cuerpo de forma simétrica, por lo que te ayudará a tomar conciencia de tu cuerpo, a entenderlo y a saber contrarrestar las malas posturas sostenidas y asimétricas que adoptamos en nuestra vida. Por daros una idea de los beneficios del yoga, su práctica previene el deterioro físico del aparato locomotor y mantiene la espina dorsal joven y flexible y los músculos fuertes, en especial los de la espalda; alivia las tensiones en hombros, cervicales y lumbago; estimula el sistema endocrino y favorece la reparación celular; activa la circulación; reduce el estrés y aumenta la vitalidad y la sensación de bienestar físico y emocional y te prepara para una vida más activa durante años.

Una de las cosas que enseña el yoga es a tomar conciencia de nuestro cuerpo y alinearlo correctamente manteniendo en todo momento una postura correcta. Si el cuerpo está dolorido y tensionado, es imposible mantener una actitud relajada y la mente en calma.

Higiene postural

 
Para estar sereno y con la mente en calma, primero tenemos que atender al bienestar de nuestro cuerpo. Un cuerpo con dolor produce agitación en la mente porque la mente y el cuerpo están conectados.

Si el cuerpo está mal no podrá calmar su mente, y de lo que haga con su mente dependerá la salud de su cuerpo. Su mente debe controlar su cuerpo y usted debe controlar su mente, y un cuerpo sano y sin dolor depende en muchas ocasiones de que usted mantenga una postura correcta.

Para muchos de nosotros mantener una higiene postural adecuada es algo importante, sin embargo no le prestamos la atención debida. La mayoría del tiempo, nuestra espalda se dobla en su parte superior y media provocándonos dolor. La cabeza se desplaza hacia adelante fuera del eje de gravedad y posiblemente además la inclinemos hacia algún lado o la flexionemos hacia abajo, con lo que los músculos del cuello y hombros tienen que soportar de forma sostenida su enorme peso de 5 a 6 kg, y acaban tensionándose.

Los hombros se cargan hacia adelante entorpeciendo nuestra respiración y reduciendo el espacio que ocupan nuestros pulmones, lo que reducirá nuestros años de vida. Nuestros pies, a lo mejor miran hacia afuera, con lo que nuestra espalda perderá su curvatura lumbar y quedará recta o, si somos latinas y además presumidas, seguramente alzaremos un poco los glúteos provocándonos una excesiva curva lumbar, lo que creará una excesiva presión en los discos intervertebrales que con el tiempo pueden deformarse y provocar, en cualquiera de los casos, una hernia discal. La conclusión es que estamos constantemente maltratando nuestro cuerpo y que ni siquiera somos conscientes de ello. Y, esa es la causa: “no somos conscientes”.

Tomar consciencia de nuestro cuerpo nos ayudara a aprender progresivamente a escucharlo y cuidarlo, manteniendo una postura adecuada incluso cuando estemos sentados o inclinados hacia adelante. Sólo hay que entrenar la mente haciéndola volver una y otra vez a nuestro cuerpo y escucharlo. Ésto nos permitirá corregir progresivamente nuestra postura y encontrar en ella bienestar y, por qué no, elegancia.

Técnicas para mantener la salud del cuerpo
 

Higiene postural de pie: Tadasana o Postura de la Montaña

 

  • Mantén los pies paralelos. Eso favorece la curva natural de la espalda, que está ahí para absorber golpes e impactos protegiendo la espina dorsal mientras te mueves.
  • Gira ligeramente la parte interior de tus muslos hacia atrás para favorecer la curva lumbar natural (lordosis) y abrir tus isquiones (que son los huesos de tu pelvis donde te sientas).
  • Rota el coxis hacia abajo (en un movimiento de retroversión) para alargar tu espina dorsal y encajar el sacro entre los iliones (los dos huesos más grandes de tu pelvis) y garantizar la estabilidad de tu pelvis.
  • Inspira e infla el pecho, lo que hará que tu esternón se eleve y tus lados del cuerpo se alarguen. Mantente así también en la espiración. Desde esta posición, lleva los hombros hacia arriba y desde ahí, hacia atrás. Todos estos ajustes harán largos los lados de tu cuerpo, mantendrán estirada tu espina dorsal y abrirán tu pecho para que entre aire favoreciendo la circulación de la sangre.
  • Encoge ligeramente la barriga para reforzar el abdominal transverso (el único que reduce cintura) y proteger la zona lumbar, ya que creará una faja abdominal natural.
  • Mantén la cabeza en su sitio, alineada con el cuerpo, el cuello estirado y la barbilla paralela al suelo

 
En yoga la postura que aúna todas estas instrucciones es Tadasana o Postura de la Montaña. Esta debe ser tu postura cada vez que estés de pie. Recuérdalo cuando estés tomando una cerveza, esperando la cola del supermercado, un semáforo, hablando con un amigo….olvídate de apoyar el peso en una pierna llevando tu cadera hacia afuera porque tensarás el psoas y acabarás dañando la articulación de tu rodilla… si te olvida y te descubre así o encorvado, o con los pies hacia los lados,… vuelve a la alineación correcta, vuelve a Tadasana.

Cada vez que te acuerdes vuelve a Tadasana o Postura de la Montaña. Hazlo una y otra vez. Al principio se te olvidará muchas veces y puedes sentir que tu pose es forzada. Pero con el tiempo acabarás haciéndola naturalmente y matizando los movimientos hasta hacerlos naturales y elegantes.

Higiene postural sentado para leer o escribir al ordenador, atender una reunión…

 
Mantén la espalda recta, pegada al respaldo, si lo hay (es preferible que busques una silla con respaldo), de esta forma transferirás parte del peso de tu cuerpo a la silla. Lleva tus hombros hacia arriba y hacia atrás. Baja ligeramente las escápulas. Mantén la cabeza alineada con el cuerpo, no la inclines hacia adelante, y desde ahí, haz tu cuello largo y pon barbilla paralela al suelo.

Mantén tu abdomen y suelo pélvico ligeramente contraídos. No cruces la piernas. Tus pies deben llegar al suelo y apoyar las plantas.

La mente y el cuerpo están conectados. La mente sigue al cuerpo y el cuerpo sigue a la mente, por lo que mantener la conciencia sobre la postura nos ayudará a mantener una higiene postural correcta. Mantener la calma mental nos ayudará a mantener los músculos relajados y la estructura ósea alineada y, por tanto, un cuerpo más relajado. Un cuerpo que está alineado correctamente no se tensará y en consecuencia, será más fácil mantener la mente calmada. Y si la mente está calmada, será más fácil mantener relajado el cuerpo y así sucesivamente. Al contrario, si la mente está estresada, el cuerpo se tensará, y si el cuerpo está tenso y dolorido, es difícil mantener la calma mental …. así funcionamos…

El Efecto Mozart

 
Y hasta aquí algunas técnicas sencillas que puedes practicar para mantener la salud de tu cuerpo y la calma de tu mente. Pero si pasan los días y ves que no practicas nada de lo dicho, entonces puedes hacer algo menos trabajoso: escucha a Morzart. Don Campbell defiende que la música de Mozart tiene un efecto terapéutico que puede llevarnos a la calma mental, reforzar nuestra concentración e incluso nuestra creatividad.

Tú eliges…

Lourdes Vidal García

 
Fuente imágenes:

  1. Pixabay
  2. Wikimedia

SPEAK YOUR MIND

Deja un comentario

  • (will not be published)

Captcha *