Artículos

Dad Bod & Strong Girl: ¿tendencias del Fitness?

| Categoría: Actividades Dirigidas, Destacados, Entrenamiento, Tendencias.
Mujer fuerte

Antes de leer: Dad Bod & Strong Girl no es un dúo de superhéroes.

En las últimas semanas, dos reivindicaciones me han llamado la atención, aparentemente muy dispares, aunque no tanto en el fondo. Estas dos reivindicaciones son la barriga cervecera del mal-llamado “fofisano” (prefiero el término original, “Dad Bod” lo que sería cuerpo de papá), y la exclamación femenina “no quiero ser guapa, quiero ser fuerte”.

En general, me alegra que la sociedad se desvincule de la esclavitud de la estética rompiendo con el mito de la Barbie anoréxica y el Ken hormonado, en aras de la salud (física, social y mental).

Las chicas quieren tener carácter, quieren tener cicatrices por haber jugado de pequeñas, quieren ser ellas mismas y no encorsetarse en un molde impuesto, sumisas y anuladas. Esas épocas deberían de haber quedado atrás. Y lo que es más divertido, a las chicas interesantes no les atraen (eternamente) unos abdominales esculpidos en un hombre, sino un cuerpo real, que envejezca saludablemente.

Ellos

Fofisano

Desde nuestra perspectiva “Fitness”, creo que lo del “fofisano” se debe reinterpretar. Me refiero a que no hay que dejarse ahora la barriga porque Leonardo DiCaprio sale en las fotos con barriga. Creo que lo que deberíamos aprender de esta tendencia o reivindicación es que la priorización de los objetivos de entrenamiento no deberían ser exclusivamente estéticos, sino primero de salud y luego de acondicionamiento físico funcional. Los cambios estéticos ya vendrán.

Evidentemente todo el mundo quiere verse bien, no hay nada malo en eso y es un punto de motivación importante, pero antes que querer verse bien, uno tiene que querer sentirse bien, y hasta ahora, nos han inculcado que “para lucir hay que sufrir”, “no pain no gain”… Lemas que nos alejan nuestra verdadera misión como profesionales del ejercicio: la salud.

Ellas

Mujer fuerte

¿Y ellas? Pues opino que ya está bien de actividades para chicos y actividades para chicas. Evidentemente hay diferencias y hay que atenderlas, como la delicadeza del suelo pélvico, las diferencias antropométricas y hormonales, etc., pero eso no significa que si eres chica, a bailar, y si eres chico, a las pesas. Las chicas no solo son bailarinas, también deben entrenar la fuerza, correr, sudar y muscular, y si los chicos quieren bailar, pues que bailen, que un poco de coordinación y ritmo no les iría nada mal.

Así pues, menos encorsetarse en estereotipos estéticos y más preocuparse por la salud funcional. Cuando la obsesión es estética, se empiezan a tomar decisiones a costa de la salud: dietas extremas, suplementos que afectan al metabolismo (no siempre legales), entrenar demasiado… y todo ello, como profesionales de la salud de las personas, en lugar de ponernos las manos en la cabeza y educar a la sociedad por unos hábitos saludables, muchas veces lo propiciamos o lo promocionamos. ¿Cuántos entrenadores conocemos que habitualmente cuelgan en las redes sociales sus fotos luciendo estética? ¿Cuántos comparten “frases motivadoras” que enaltecen el sacrificio por un bien estético? ¿Cuántos?La respuesta es demasiados.

¿Y qué es entrenar para la mejora de la salud?

La respuesta no es solo el cardio extensivo suave y las actividades de tonificación mediante la resistencia a la fuerza. La fuerza es salud, muscular es salud, desarrollar la potencia es salud, la agilidad, coordinación y equilibrio es salud. La condición física es salud!

 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Visita nuestra web y descubre los cursos relacionados con el Fitness y las Actividades Dirigidas

Fuente imágenes:
1, 3. – Noemí Pena – Master trainer de Power Pump y docente de Orthos
2.- Wikimedia.org

SPEAK YOUR MIND

Deja un comentario

  • (will not be published)

Captcha *