Artículos

¿En qué tipo de grasa convierte el organismo la glucosa y los aminoácidos que no se usan como tal?

| Categoría: Anatomía, Nutrición.

tipo de grasa
 
La semana pasada, en el Curso de Nutrición Deportiva, estuvimos analizando unas moléculas tan importantes como son los ácidos grasos, para poder comprender mejor la función de ese macro nutriente que son las grasas (de las que estos, los ácidos grasos, forman parte) y ayudarnos a tomar decisiones razonables y basadas en la ciencia a la hora de elegir los alimentos que las contienen en su composición, algunos, como los que se componen de grasas animales y saturadas, injustamente denostados en el mundo de la actividad física y la salud.

A raíz de esa clase, esta mañana una alumna me ha enviado un mensaje con la siguiente cuestión; copio literalmente: «…tengo una pregunta que no sé si es una tontería. El exceso de glúcidos al no quemarse se convierte en grasas, ¿no? La duda es ¿en qué tipo de grasa lo transforma el cuerpo?».

Lo primero que he pensado es «¡pero qué buena pregunta!», y es que aunque much@s de nosotr@s hemos dicho eso de «el exceso de “hidratos de carbono” se convierte en grasa» en alguna ocasión, es bien sabido que igual que no todas las grasas son iguales, tampoco los ácidos grasos que las componen lo son.

Efectivamente, la glucosa sobrante (al igual que los aminoácidos, que forman parte de las proteínas), que no se necesita para ser utilizada en ese momento por parte de las células, sea para la síntesis de glucógeno (en el caso de los glúcidos) o la síntesis proteica (en el caso de los aminoácidos), o para ser utilizados como fuente energética mediante el metabolismo aeróbico o anaeróbico de sus esqueletos químicos, pueden ser convertidos en grasas (triacilglicéridos) para ser oxidadas o almacenadas en las células musculares, hepáticas o del tejido adiposo.

Pero claro, como muy inteligentemente preguntaba esta perspicaz alumna, para que eso pase hay que obtener de la glucosa (o aminoácidos) glicerol y ácidos grasos, constituyentes de los triacilglicéridos.

El glicerol es glicerol, ahí no hay tu tía; un alcohol al que podrán esterificarse (unirse) hasta tres moléculas de ácidos grasos (de ahí lo de tri-acilglicéridos). Pero de estos hay muchos, ácidos grasos hay un montón y todos diferentes, algunos con funciones biológicas e impacto en nuestra salud y rendimiento muy dispares. Entonces, ¿qué ácidos grasos fábrica el organismo cuando se ve en la tesitura de crearlos a partir del exceso de otros substratos no grasos?

Pues bien, las células, a partir del excedente de glucosa (y aminoácidos) siempre fabrican el mismo tipo de ácidos grasos, que más tarde podrán ser modificados y convertidos en casi cualesquiera otros ácidos grasos diferentes, en función de la necesidades celulares (en casi cualesquiera, excepto en ácidos grasos omega 6 y omega 3, ya que no disponemos de las adaptaciones necesarias para hacerlo, hecho que automáticamente hace imprescindible su ingesta regular, es decir, para que el organismo funcione correctamente estamos obligados a comer grasa).

Pero retomando la pregunta de esta alumna, ¿cuál creéis vosotr@s que es ese tipo de grasa que se fábrica en las células a partir del excedente de glucosa (o aminoácidos)?, desde luego deberá ser un tipo de ácido graso muy útil e importante para que el organismo haya optado por fabricarlo a lo largo de decenas o cientos de miles de años. ¿Será un ácido graso saturado o insaturado?, ¿de cadena corta o de cadena larga? Por supuesto no podrá ser un ácido graso tóxico, si forma parte del metabolismo normal de los individuos humanos sanos (espero que estemos de acuerdo en que el cuerpo humano no es estúpido, y si alguien piensa que es fácil engañarlo, le remito a esta maravillosa frase del mundo del Poker, que dice «Si en la primera media hora de partida no has encontrado al primo de la mesa… es que el primo eres tú»).

Tipo de grasa
 
De acuerdo, lo revelaré ya, que me estoy poniendo muy pesado: and the winner is… ¡Ácido Palmítico! Efectivamente, un ácido graso saturado (saturado, qué malo) de cadena larga (uuuuf, esos son los peores), concretamente de 16 carbonos (C16) que podéis encontrar también en el pollo, el salmón, los huevos, los lácteos, las nueces e incluso en el aceite de oliva virgen extra, sí.

Igual habrá que replantearse lo que sabemos de las grasas… mientras tanto espero que, poco a poco, el lema «No comáis grasas saturadas -ni colesterol-, que son muy malas!, que si las comes se te aparece Justin Bieber en calzoncillos cantando sus grandes éxitos» vaya desapareciendo en el horizonte para dejar sitio a la ciencia y al sentido común.

Claudio A. Caamaño

 
Fuente imágenes: Wikimedia

SPEAK YOUR MIND

2 Comentarios

  1. Nathalia Amaya Cardona

    jajaja Justin Bieber en calzoncillos cantando… TERROR!!
    muy bueno el artículo, yo ya hice el curso de Nutrición y es muy clara la explicación, gracias!

    Responder
    • Redacción ORTHOS

      Jejejej, terror absoluto, Nathalia… para algunos, habrá otros y otras que les guste, jejeje.
      Muchas gracias por leer, da gusto tener a alumnas comentando y haciendo aportaciones por aquí. Un abrazo muy grande!

      Responder

Deja un comentario

  • (will not be published)

Captcha *