Artículos

Entrenamiento pliométrico en deportes de equipo

| Categoría: Destacados, Entrenamiento Personal, Fitness, Tendencias.
entrenamiento pliométrico

Esfuerzos explosivos en un campo de fútbol – fuente imagen Wikimedia

Hola a todos;
Hoy os traemos un post de Isaac Rojas, uno de nuestros docentes de ORTHOS Tenerife, y uno de los desarrolladores de nuestro aclamado programa Sport and Health Conditioning.  Isaac forma parte del selecto grupo de docentes que presentaremos en el New Fitness Era 2015, y en este post nos da algunas pistas sobre los temas que tocará en su ponencia. No te lo pierdas:

Suele ser habitual que, mientras presenciamos un espectáculo deportivo, nos llamen poderosamente la atención los gestos más explosivos y rápidos que ejecutan los deportistas.
Esos movimientos se sustentan en un gran estado de forma, y esa rapidez de ejecución tiene mucho que ver con nuestro sistema neuromuscular y, cómo no, con el concepto de Entrenamiento Pliométrico.

La pliometría hace que nuestro músculo reaccione con la máxima velocidad en la fase de elongación y a cambio desarrollará la capacidad de contraerlo rápidamente, pero si la distribución de los estímulos en intensidad, volumen y frecuencia no es la adecuada, no sólo no conseguiremos esta respuesta si no que corremos el riesgo de lesionar al deportista.

Existen diferentes clasificaciones para medir la intensidad de los trabajos pliométricos, una de las más sencillas es la que hace T. Bompa en ejercicios de bajo impacto y ejercicios de alto impacto. Para hacernos una idea, los de bajo impacto serían los similares a multisaltos de poca altura, skipping, ejercicios en la escalera de coordinación, lanzamientos con objetos que no superen el 10% del peso corporal, alturas siempre inferiores a los 25 centímetros. Los de alto impacto son los que superan esa altura, los saltos largos con ambas piernas o con una sola, los lanzamientos con resistencias de más del 10% del peso corporal, siempre y cuando no reduzcan significativamente la velocidad, de ser así no deberías utilizarlos para la mejora de la fuerza reactiva.

En los deportes de conjunto o de equipo al entrenamiento de la fuerza reactiva y la mejora de la potencia, le debemos agregar desde su inicio el principio de trabajo integrado y el trabajo cognitivo, ya que en ninguna situación motriz del juego el deportista se encuentra ajeno a ellos. El principal desafío en los últimos años para los profesionales del ejercicio se encontraba y se sigue encontrando en desarrollar un programa de mejora de aquellas cualidades alejándose de los métodos basados en el atletismo o la halterofilia de los años 70. Resulta evidente que nunca se parecieron un saltador de altura o un halterófilo al jugador de baloncesto o de fútbol de nuestra época, ¿deberían entonces entrenar la fuerza reactiva o su preparación física en general de igual modo?

Si pensamos en los sistemas de obtención de energía del deportista, debemos crear sistemas de entrenamiento específicos que nos acerquen a la mejora óptima del rendimiento. Por tanto, el entrenamiento de los gestos veloces o de las respuestas motrices rápidas tienen que sustentarse en una expresión extraordinaria de la actividad anaróbica aláctica así como de la respuesta neuromuscular y de la cantidad del tipo de fibra rápida que predomine en el deportista.

Y para ello resulta imprescindible el Entrenamiento Pliométrico, el cual requiere el reclutamiento si no de todas las unidades motoras, de la mayoría, y un incremento en el indice de descarga de las motoneuronas y de la transformación de la fuerza muscular en potencia explosiva.
Dicho esto, para sacar el máximo beneficio a la pliometría debemos tener en cuenta que el entrenamiento reactivo provoca una fatiga que afecta a la capacidad de trabajo excéntrica y sobretodo a la concéntrica aumentando los tiempos de contacto y provocando adaptaciones no deseadas de cara al rendimiento.

entrenamiento pliometrico

Esfuerzos explosivos de jugadores de baloncesto – Fuente de imagen: Wikimedia

Para especialidades deportivas como fútbol o baloncesto se suele emplear una distribución en 5 niveles de intensidad, donde se tendrán en cuenta las alturas desde las que se realizan los movimientos , el número de repeticiones y series, las sesiones por semana, el número de saltos totales y el tiempo de descanso entre series. El preparador físico por tanto deberá tener un conocimiento extraordinario del deporte en cuestión, de sus aspectos biomecánicos, fisiólogicos y sobretodo de los congnitivos. Es en este punto donde en los últimos años la creatividad y la imaginación de los profesionales han mejorado el diseño de las sesiones de campo, convirtiéndolas en sesiones muy bien integradas en la dinámica especifica. Lo que no debe confundirse con la creación de sistemas basados en el “ojímetro“ o en la experiencia exclusivamente. Recuerda la ciencia tiene errores, pero imagina lo que no es ciencia…

¿Te ha gustado el post? ¡Esperamos que lo hayas disfrutado mucho! Si quieres saberlo todo sobre Personal Training, ya sabes que te esperamos en la mejor convención de entrenamiento personal de España: la New Fitness Era 2015.

Isaac Rojas

SPEAK YOUR MIND

2 Comentarios

Deja un comentario

  • (will not be published)

Captcha *