Artículos

Evolución de las actividades acuáticas

| Categoría: Actividades Dirigidas, Tendencias.
Práctica de actividades acuáticas

 
A lo largo de la historia de la humanidad, el agua ha simbolizado poder, riqueza, belleza, salud, aventura y placer. Ya en la cultura romana, el baño era signo de poder; los que gozaban de él, podían beneficiarse de sus efectos saludables y de la limpieza que les otorgaba. Los baños se convertían en centros de reunión donde se tomaban decisiones políticas, entre otros acontecimientos de las altas esferas.

En el movimiento deportivo de la Inglaterra de principios del s.XIX, surgen competiciones de natación de las primeras técnicas de estilos. La práctica de la natación se limita a la élite. Posteriormente aparecerán otros deportes o modalidades de actividades acuáticas: el Waterpolo, los Saltos y la Natación Sincronizada.

Hoy en día, toda práctica relacionada con el agua se engloba en un mismo bloque: las Actividades Acuáticas. Dichas prácticas pueden tener distintos ámbitos de aplicación:

  • Ámbito utilitario
  • Ámbito educativo-escolar
  • Recreativo
  • Competitivo
  • Salud
  • Mantenimiento
  • Terapéutico

 
Debemos partir de la idea que las motivaciones para asistir a nuestras clases serán muy diversas (razones terapéuticas, mejorar la condición física, establecer nuevas relaciones sociales, mejorar los estilos de natación…), siendo imprescindible adaptarnos a cada individualidad, aunque siempre dentro de los objetivos de nuestra programación.

Objetivos de la práctica de actividades acuáticas (AA.AA.)

 
Son muchos y diversos. Diferenciando cuatro ámbitos en los que ubicar los distintos objetivos perseguidos, diremos que estos pueden ser los siguientes:

  • Ámbito motriz: mantener y/o mejorar las capacidades físicas básicas y coordinativas.
  • Ámbito cognitivo: mantener y mejorar la capacidad de adaptación a nuevas situaciones.
  • Ámbito social: fomentar las relaciones con los demás (integración).
  • Ámbito de equilibrio personal y afectivo: favorecer el autoconocimiento

De manera general, podríamos decir que con la práctica de Actividades Acuáticas se pretende mejorar la calidad de vida.

Modalidades de actividades acuáticas

 
Las modalidades de actividades acuáticas en las que nos centraremos son: el Aquarunning (carrera en el agua), el  Aquatónic (tonificación en el agua), y el Aquadance (bailes en el agua)

Aquarunning

 
El Aquarunning se basa en la marcha o carrera en el agua (tanto en piscina profunda, como poco profunda), pudiéndose realizar con o sin desplazamiento. Los ejercicios basados en la marcha y los realizados en piscina poco profunda suponen una menor carga física que los ejercicios de carrera y los ejecutados en piscina profunda. Dependiendo de la condición física de cada uno se podrán realizar unos u otros, siempre teniendo en cuenta que si se parte de cero será necesaria esta progresión, dado el esfuerzo requerido a nivel cardiovascular.

Aquatónic

 
Este tipo de contenido el trabajo de fuerza es el principal y según los casos la movilidad articular. Haremos especial hincapié sobre los músculos encargados de mantener la postura. El trabajo de los grupos musculares podrá ser localizado (trabajando un solo grupo muscular) o bien general (ejercitando varios músculos a la vez).

Para realizarlo se suele usar material que facilita el trabajo con sobrecarga. Ésta también la puede ofrecer un/a compañero/a o la misma resistencia del agua.

Aquadance

 
Basado en coreografías, ya sea con pasos de Aeróbic, con pasos específicos de Aquaeróbic, así como otros. Concretando en el Aquaeróbic, este surge de la necesidad de abrir nuevos campos en el fitness y aprovechar las ventajas que ofrece el medio acuático y especialmente la actividad física aquí realizada; ventajas anteriormente comprobadas en el campo del Runnig-Pool. Aparece pues, como alternativa al Aeróbic de sala, para combatir las lesiones producidas por el impacto contra el suelo y por las posibles caídas (sobretodo en gente mayor). Esto permite poder realizar en el agua, pasos de “bajo impacto” así como de “alto impacto” (regulando estos últimos, por la elevada carga física).

La diferencia con otros contenidos se encuentra en el nivel de complejidad de la coreografía, que reta al alumno/a tanto física como cognitivamente.

¿Te ha gustado este artículo? No te olvides de compartirlo con tus amigos y dejarnos tus comentarios

SPEAK YOUR MIND

Deja un comentario

  • (will not be published)

Captcha *