Artículos

Las tendencias más potentes del sector del Fitness

| Categoría: Destacados, Entrenamiento, Fitness, Tendencias.
FyT (1)

 

El Colegio Americano de Medicina Deportiva publica anualmente las principales tendencias que se detectan en el sector del Fitness. Para el este año, las actividades que más van a practicarse y que tendrán el sello del éxito en un futuro inmediato son:

  1. Entrenamiento con el propio peso corporal
  2. Entreno HIIT (entrenamiento a intervalos de muy alta intensidad)
  3. Formación y certificación de profesionales del Fitness
  4. Entrenamiento de Fuerza
  5. Entrenamiento Personal
  6. Ejercicio para la Pérdida de Peso
  7. Yoga
  8. Programas de Fitness para Adultos Mayores
  9. Fitness Funcional
  10. Entrenamiento Personal en Grupo

Vamos a analizar este “ranking” aunque no de forma ordenada sino siguiendo criterios a veces de antigüedad, a veces de tendencia o de importancia. Vamos paso a paso…

Algunas de estas actividades marcan tendencia desde hace varios años y, por tanto, se consolidad en su crecimiento. Es de destacar que la “Formación” aparece desde siempre en las predicciones del colegio americano; es decir, el sector apuesta por la formación y acreditación de los técnicos. ¡Nuestro sector es joven y muy dinámico, la ciencia y las investigaciones se desarrollan continuamente y todos debemos cualificarnos y mantenernos al día!

El entrenamiento de fuerza y el entrenamiento personal son tendencias potentes desde hace años y no dejan de estar presentes en esta clasificación, año tras año. Con toda probabilidad, el entreno de fuerza mantiene su vigencia porque es verdaderamente eficaz. Sea como la mejor manera de perder peso, equilibrar la musculatura o tener un buen estado de forma general, la musculación tiene un papel de gran importancia en el entreno Fitness.

Por su parte, el entrenamiento personal debe su presencia al importantísimo papel que juegan los entrenadores, el trabajo en contacto “one to one”, persona a persona con los aspectos afectivos que se generan y que se traducen en motivación, adherencia al programa de trabajo, efectividad y resultados evidentes, etc. La profesión de entrenador es un de las que tienen mayor proyección de futuro tiene cuando se analizan las profesiones del futuro.

El ejercicio para la pérdida de peso nunca ha dejado de ser uno de los objetivos principales de los usuarios de los centros de Fitness. Se ha dicho que hasta el 80% de las personas que se inscriben en un gimnasio lo hacen con el objetivo de perder grasa y adelgazar! Quizá, a día de hoy lo vemos como algo más evidente y que además, el producto “entreno para adelgazar” se ha “empaquetado” para que los objetivos, medios, valoraciones y resultados queden evidenciados más fácilmente. La obesidad, la que se llama la “plaga del siglo XXI”, debe encontrar como primera línea de tratamiento la actividad física y los servicios de los clubes deportivos orientados a este tratamiento, no solo marcan una tendencia fundamental en el sector del fitness sino que, ¡tienen una gran importancia desde el punto de vista social!

Si la obesidad es la epidemia de la sociedad actual, el envejecimiento forma parte del “mainstream” de los usuarios que acuden a los centros de fitness. Es evidente que nuestra sociedad está envejeciendo y que los mayores forman una parte cada vez más amplia de la pirámide de población. Esto significa, que cada vez más usuarios tienen una edad avanzada y esto se asocia a dos aspectos: el envejecimiento sano o normal conlleva la degeneración de los aparatos y sistemas, especialmente el óseo y muscular y los órganos de los sentidos que condicionan los programas de entrenamiento que se diseñan para personas mayores.

Pero además, el envejecimiento se asocia a mayor prevalencia de enfermedades, como la hipertensión, enfermedades pulmonares, diabetes, cáncer,… que pueden obtener grandes beneficios de la práctica de actividad física continuada. Es decir, los técnicos del Fitness podemos ofrecer a los mayores un proceso de envejecimiento activo y con gran calidad de vida a la vez que podemos ser una ayuda en el tratamiento de las enfermedades asociadas a la edad.

Dos tendencias muy importantes aunque de procedencias muy diferentes son el Yoga y el Fitness Funcional. El Yoga es una disciplina milenaria en la que se ha importado de Oriente. En su esencia el Yoga es una forma de entender la vida, un camino y hacen de esta disciplina el eje a partir del cual desarrollan toda su vida: la dieta, la meditación, la concepción del universo, etc. Al aplicarlo en Occidente, nos hemos limitado sobre todo a los aspectos físicos (aunque podemos encontrar centros que ofrecen la posibilidad de practicar cualquiera de las ramas o caminos del Yoga). En las versiones que vemos con mayor frecuencia, el trabajo corporal se dirige al equilibrio, la movilidad, la respiración, la fuerza, etc. Eso sí, este trabajo físico, equilibrado y completo se realiza en un ambiente relajado, sin estridencias ni música comercial,… De hecho, uno de los efectos que más se perciben es el hecho de que la lentitud y concentración obligan a un trabajo físico y mental que deja fuera de la sala las preocupaciones y el estrés cotidiano, y que acabamos las sesiones con una sensación de plenitud, bienestar y relajación.

FyT (3)

 

El entrenamiento funcional o Functional Training es aquel en el que en lugar de poner el enfoque en el trabajo de los músculos, lo que hacemos es centrarnos en los movimientos, en los gestos. Inicialmente se dio mucha importancia al uso de material hasta el punto que en ocasiones el entreno se convertía en un conjunto de movimientos circenses. Sin embargo, con el paso de los años, el Entrenamiento funcional se ha consolidado con un trabajo que permite el trabajo con atletas con objetivo de rendimiento y usuarios de nivel bajo que quieren mejorar su condición física general. Algunas de las virtudes del entrenamiento funcional están en el gran repertorio de ejercicios de que disponemos, lo que permite hacer los ejercicios más complejos o intensos o, al revés, hacerlos más sencillos o asequibles. Podemos trabajar cualquier gesto deportivo o cotidiano, a la intensidad de más nos interese y programar entrenamientos para cualquier nivel de participantes, ¡incluso si tienen algún tipo de patología crónica!

Las tres tendencias del fitness que faltan por analizar tienen sus peculiaridades pero también tienen elementos en común. El entrenamiento HIIT (Entrenamientos a intervalos de alta intensidad) es un método de entrenamiento, y el entrenamiento en grupo o con el propio peso del cuerpo son formas de trabajo, maneras de distribuir a las personas y las cargas.

El HIIT es un método de entrenamiento más bien dirigido a la capacidad cardiovascular que consiste en trozos muy breves de trabajo a intensidades máximas. Estamos hablando de periodos de trabajo de 10 segundos a un minuto, o repeticiones (por lo que el trabajo tiene poco volumen) de un ejercicio muy global, que afecte a grandes y varias masas musculares. Realizamos varias series de estos trabajos intercalando descansos muy breves, a razón de 1:1, 2.1 o 1:2 en cuanto a proporciones de trabajo/descanso. El efecto del entrenamiento HIIT es que el consumo energético se dispara durante la sesión pero, que al ser de tan alta intensidad, produce alteraciones musculares que requieren periodos largos de recuperación y que por tanto mantienen elevado el metabolismo basal durante varios días. Por este motivo, a menudo se le conoce como entrenamiento metabólico y, por eso, el entrenamiento HIIT es muy adecuado para personas que quieren perder peso.

El entreno en grupos es un formato de trabajo muy personalizado pero que en lugar de ser “one to one” acepta la posibilidad del trabajo en parejas, tríos,… Esta modalidad que incluye los HIIT, los Functional Training o cualquier otro método u objetivo se ha desarrollado para poder personalizar las sesiones de trabajo sin que sean tan costosas para el usuario. El entreno en grupos se ha desarrollado mucho gracias a los “corner” donde con un equipamiento básico y una estructura metálica, pueden entrenar simultáneamente varias personas, cada una en una estación y con una calidad de trabajo muy buena.

El trabajo con el propio peso del cuerpo (“body weight training”), la tendencia número uno, demuestra que para ser un buen entrenador hay que ser un buen planificador y que si sabemos usar las líneas de carga, las palancas y las progresiones y regresiones, podemos impartir clases con cualquier objetivo físico (cardiovascular, fuerza, potencia,…) sin necesidad de ningún material. De alguna manera parece como si volviésemos a los orígenes del entrenamiento y el Fitness; y estuviésemos cerrando un círculo.

Esperamos ver qué novedades publica el ACSM el próximo año y ver que tendencias suben y cuáles desaparecen… aunque por lo visto, esta lista es más estable de lo que parece en una industria tan “fashion” como es la del Fitness.

SPEAK YOUR MIND

2 Comentarios

  1. Jordi

    Es una buena información para los técnicos del Fitness, ya que nos permite anticiparnos a aquellas tendencias que están por venir. Si dedicamos unos momentos a observar lo que se hace en algunos gimnasios y nos ponemos a leer revistas de Fitness nos damos cuenta que el tópico “al gimnasio se va para estar más fuerte” o “voy a Spinning para adelgazar” ya es un poco obsoleto. Con los nuevos avances del Fitness podremos acceder a un público mayor y que éste se beneficie de un práctica deportiva más adecuada y saludable.

    Responder

Deja un comentario

  • (will not be published)

Captcha *