Artículos

Rendimiento escolar, Deporte y Periodismo de mala calidad

| Categoría: Artículos de opinión, Formación.

Rendimiento deportivo
 
Recientemente en diversos medios ha aparecido el siguiente artículo: “Hacer más de cinco horas de actividades deportivas a la semana baja el rendimiento escolar”.

Es curioso el titular, cuando todas las investigaciones serias y rigurosas apuntan que la actividad físico-deportiva mejora las funciones cognitivas y de aprendizaje, dado que mientras nos movemos activamos y conectamos muchas más neuronas que estudiando, y eso genera una mayor plasticidad neuronal y por ende, desarrolla la inteligencia.

Pero claro, para ser un periodista riguroso, habría que haber leído, y es mucho más fácil disparar. Vende más…

Luego, lees el artículo, y la investigación correlaciona el dormir poco con el bajo rendimiento escolar; y a su vez, correlaciona el ir a dormir tarde con la práctica físico-deportiva. Y a raíz de estas relaciones concluye con un falso silogismo: Si A (dormir poco) lleva a B (bajo rendimiento escolar), y A (dormir poco) puede ser causa de C (práctica físico-deportiva), entonces C (práctica físico-deportiva) es la causa de B (bajo rendimiento escolar). Muy científico todo…

Vamos a ser serios de una vez.

Primero. El ejercicio físico mejora la función cognitiva, y nadie debería ser tan temerario como dar un titular que apunte lo contrario. Tenemos un problema muy grave con el sobrepeso infantil (más del 50% de los niños de primaria tienen sobrepeso) y la comunicación en los medios debería promocionar la actividad física y una sana alimentación.

Segundo. Los niños deben dormir (y descansar) las horas necesarias, por lo que habría que adecuar los horarios de las prácticas extraescolares y a su vez, reducir la carga de los deberes.

Y hasta aquí, las conclusiones de dichos “estudios”. Pero no me voy a quedar aquí. Voy a rascar más…

Es necesario revisar el concepto “Rendimiento escolar”. Señores ministros de educación, directores de escuela y grandes gurús de la educación: los niños no deben rendir en la escuela, los niños deben aprender a solucionar problemas.

Albert Einstein, Stephen Hawkins, Charles Darwin, Winston Churchill, Thomas Alba Edison, Miguel de Unamuno, Bill Gates, Steve Jobs, Mark Zuckerberg… todos ellos tuvieron “fracaso escolar” o al menos un “bajo rendimiento escolar”, y sin embargo, han destacado en su campo y han sido catalogados como genios. ¿Y qué decimos? Que son excepciones…

¿A nadie se le ha ocurrido que el “rendimiento escolar” está mal calibrado? ¿En serio?

¿Vamos a seguir calibrando el “rendimiento escolar” por el número de respuestas correctas que es capaz de memorizar el alumno? ¿En serio?

Aprenderse las respuestas, hoy día, no sirve absolutamente para nada, además que no genera la motivación necesaria para que se dé el aprendizaje significativo. Además, los conocimientos adquiridos en la escuela por métodos tradicionales no perduran en el tiempo, no hay más que ver algún concurso del estilo “¿Sabes más que un niño de primaria?” y constatar que los niños responden muchas más preguntas correctamente que los adultos, ¿por qué son muy listos? (reflexión habitual), NO, porqué los adultos ya han olvidado todas esas respuestas que un día también supieron.

Hoy, saberse las provincias de España, conocer la capital de Burkina Faso, o cuántos afluentes tiene el Duero solo sirve para ganar en el Trivial o cualquier concurso televisivo, pero no para la vida, porque SanGoogle nos da la respuesta en 0,000012 segundos a todas esas respuestas, y hoy, todos tenemos acceso a SanGoogle en menos de 2 clicks.

Hoy, deberíamos preguntarle al alumno algo del estilo “¿Cómo podrías saber la capital de Burkina Faso? Dame 10 métodos diferentes” en lugar de “¿Cuál es la capital de Burkina Faso”. Eso sí prepara para la vida, porqué la vida no va de saberse las respuestas, la vida va de saber encontrar la solución a los problemas y no estamos preparando a los niños para la vida.

La ventaja que nos ofrece la actividad físico-deportiva es que nos obliga a solucionar situaciones motrices y eso tiene una transferencia para la resolución de problemas mucho mayor que estar horas sentado delante de unos apuntes sobre las rocas metamórficas.

Así que más jugar y menos deberes.

¿Te ha gustado este artículo? Déjanos tus comentarios y no te olvides de compartirlo con tus amigos!!


 
Fuente imágen: Ty_Swartz en Pixabay

SPEAK YOUR MIND

Deja un comentario

  • (will not be published)

Captcha *