Artículos

Y tú ¿a qué vienes? – Prescripción según motivaciones

| Categoría: Entrenamiento, Fitness, Tendencias.

Motivaciones
 
En este artículo vamos a volver a las bases. Nos preguntaremos sobre las motivaciones de nuestros usuarios, porqué acudieron al centro de Fitness, y daremos unas bases sencillas de orientación del entrenamiento según estas motivaciones.

Los dos objetivos clásicos siempre han sido el aumento de masa muscular y la pérdida de peso (de grasa, concretamente). Podríamos decir que son las dos motivaciones estéticas por excelencia. Tanto es así, que se añadió una tercera motivación, “mezcla” de las dos anteriores, que sería la de “estar bien”, musculado pero esbelto, lo que se identificó popularmente (y de manera errónea) con la palabra “Fitness”.

Solo como matiz, el Dr. Kenneth Cooper definió “Fitness” como “estar en forma”, lo que conlleva un estado óptimo de condición física, y la tendencia general cuando se habla de “Fitness” suele ser hacer referencia a estar definido, marcar musculatura y verse bien (concepto más estético).

Con este nuevo paradigma de “estar bien”, los centros empezaron a implementar actividades colectivas, coreográficas y divertidas. En ese momento, hubo quien empezó a acudir con objetivo de pasarlo bien, establecer relaciones y disfrutar con las actividades. El objetivo estético se sustituye por uno más social, como un hobby.

Pero ¿todos los usuarios vienen solo por motivaciones estéticas o sociales? No. El ejercicio es salud, y el tratamiento o prevención de algunas patologías a través del ejercicio es una realidad hoy en día en nuestros centros. Y relacionado con la salud, hay quien encuentra en nuestros centros y actividades una salida de escape al estrés del día a día. Son los socios que buscan el bienestar más holístico. Sería lo que llamamos “Wellness”.

Por último, la tendencia en los últimos años, son los usuarios que acuden a un centro en busca de rendimiento deportivo, invirtiendo la motivación clásica, de modo que no se busca ganar fuerza para lucir mejor, sino que si se gana fuerza es para rendir mejor, y si con ello se luce mejor, pues bienvenido sea.

Motivaciones
 
Pues ya hemos descrito las 7 motivaciones básicas: muscular, adelgazar, definir (mal-llamado fitness), disfrutar, salud, bienestar (wellness), y rendimiento. Evidentemente estas motivaciones no son excluyentes, todos queremos varias cosas (incluso todas), pero suele haber una o dos de principales y debemos prescribir el ejercicio en base a estas motivaciones:

  • Muscular: El más obvio, el entrenamiento tiene que centrarse en la hipertrofia (BodyBuilding). Como consideraciones, antes de empezar deberíamos hacer una adaptación estructural, basada en un entrenamiento general de fuerza resistencia y también cardiovascular, y durante el proceso, no debemos olvidar hacer recordatorios de capacidad aeróbica, y también algunos bloques de fuerza máxima.
  • Adelgazar: La gente que quiere perder peso suele tener la idea de hacer mucho ejercicio cardiovascular suave y mantenido, “en la zona quemagrasa”, lo que suele producir una pérdida de peso tanto de grasa como de músculo y se suelen estancar. Recomendamos combinar este tipo de entrenamiento con alguno de fuerza para mantener (y aumentar) la musculatura con entrenamientos que conlleven un aumento de metabolismo por gasto energético post-entrenamiento, como por ejemplo el HIIT. Son usuarios que suelen gustar las actividades donde se suda mucho, por la falsa asociación de sudar con el gasto calórico.
  • Definir (mal-llamado Fitness): El que quiere estar musculado y a la vez esbelto, debe hacer una combinación de las dos motivaciones anteriores, es decir, un entrenamiento concurrente de fuerza-hipertrofia con cardiovascular suave intercalado de HIITs. También son usuarios que suelen gustar los entrenamientos funcionales.
  • Disfrutar: Quien quiere venir a pasárselo bien, socializarse y tomarse esto de sudar como un hobby, tiene todo el abanico de las clases colectivas. Si además le gusta bailar, tiene las coreografiadas, si no se le da bien bailar, tiene todas las clases con base musical ya sean más estrictamente de tonificación o ya sean basadas en alguna actividad como las que imitan algún tipo de lucha.
  • Salud: Esta motivación debería ser analizada según el caso, pues puede ser por prescripción médica específica o simplemente para tratarse algunas molestias. Según el caso, debemos prescribir fisioterapia o entrenamiento personal.
  • Bienestar (Wellness): Estos usuarios suelen buscar alguna actividad más introspectiva, como pilates, yoga o tai-chi. También algún tipo de entrenamiento funcional suave para trabajar el control, la postura y la respiración son adecuados.
  • Rendimiento: Ahora mismo está en auge el CrossFit, que recoge el entrenamiento típico de diversas disciplinas deportivas. No todo es CrossFit, aunque quien busca rendimiento deportivo es afín al entrenamiento de fuerza basado en la halterofilia (y variantes), al entrenamiento funcional con intensidad y a los circuitos metabólicos.

 
Como usuario, esperamos haberte ayudado a sentirte identificado y a guiarte en el mar de actividades y tendencias del Fitness.

Como profesional, simplemente recordar que no solo hay que tener en cuenta lo que como profesional creas que es lo mejor para el usuario, también hay que tener en cuenta aquello que lo motiva.

¿Que te ha parecido este artículo? Déjanos tus comentarios y no te olvides de compartirlo con tus conocidos.

SPEAK YOUR MIND

Deja un comentario

  • (will not be published)

Captcha *